Jueves, 07 Noviembre 2019 15:52

Historia de los Porsche con cuatro plazas

Valora este artículo
(2 votos)

Porsche ha dejado bien claro que las prestaciones no tienen por qué estar reñidas con la practicidad de un vehículo para cuatro pasajeros. Prueba de ello son el Cayenne, el Panamera y el Macan. Pero aunque estos modelos son recientes, la idea original viene de muy atrás. Ya en los años 50, en la época del 356, se trabajaba en el desarrollo de coches rápidos para varios ocupantes.

clasico-todo-riesgo.gif

356 Tipo 530

Este no fue un 356 cualquiera. Tenía puertas más grandes, una distancia entre ejes superior y el techo ofrecía una inclinación ligeramente menor en su parte trasera. El 356 con denominación interna 530 contaba con solo dos puertas en su carrocería, sin embargo, fue el anticipo de lo que debía ser un Porsche en el que pudieran viajar cuatro adultos.

El gran deseo de Ferdinand "Ferry" Anton Ernst Porsche era fabricar un automóvil deportivo capaz de ofrecer espacio para las familias. Siempre le gustó la conducción ágil, pero tras convertirse en padre a los 26 años también empezó a darle importancia a viajar acompañado. No obstante, a aquel interesante proyecto le costó coger velocidad de crucero.

Tipo 754 (T7)

Tras la era del 356 y su derivado 530, el siguiente acercamiento al concepto de deportivo familiar llegó en 1959. El Tipo 754 T7 se desarrolló bajo la dirección del hijo de Ferry Porsche, Ferdinand Alexander, y a la vista está que sus formas básicas tenían mucho en común con el 911, que llegaría poco tiempo después. Ese frontal hasta el pilar A es absolutamente reconocible. En cualquier caso, en ese momento el objetivo era conseguir el mayor espacio interior posible. Por ello, se desarrollaron en paralelo varios prototipos más, entre los que figuran los Tipo T8 y T9. El primero era un 2 + 2 plazas y, el segundo, un auténtico cuatro plazas.

A Ferry Porsche pareció gustarle más la idea del T8, así que él mismo dio luz verde a seguir adelante con ese proyecto. El resultado final fue el nacimiento del primer Porsche 911.

928 S

Con la presentación del 928 en 1977, que en realidad tenía la intención de reemplazar al 911 después de más de 14 años en el mercado, comenzó un nuevo capítulo en la búsqueda de un modelo con espacio para cuatro adultos. En 1984, Porsche decidió construir una variante más amplia del 928. El resultado fue una carrocería de dos puertas con cuatro asientos que, de alguna manera, suponía una vuelta a aquella idea original del 356 Tipo 530. Se hizo entonces un prototipo como regalo de cumpleaños para Ferry Porsche en 1984, pero el proyecto no tuvo continuidad y nunca llegó a la producción en serie.

928 H50

Pero las cabezas pensantes de Porsche no cejaban en su empeño y así, poco después, nacía una nueva variante del 928. En realidad fueron dos, ambas con carrocería de cuatro puertas, si bien cada una de ellas contaba con un diseño diferente de la zaga. Sobre los tableros de dibujo de Zuffenhausen seguía habiendo material de trabajo, sin embargo, después de extensas pruebas de desarrollo, Porsche acabó descartando también este prototipo. Era el año 1989 y fue el diseño de aquel 928 el que no terminaba de convencer por su rigidez y falta de dinamismo. Uno de los dos modelos, en color negro y con trasera de vehículo familiar, forma hoy parte de la colección del Museo Porsche.

989

Los intentos de crear un Porsche para cuatro adultos continuaron en los años siguientes. Dotado de un motor trasero V8 de 3.6 litros y 300 CV, el Tipo 989 creado por Harm Lagaay estaba listo para establecer un hito como el primer Porsche de cuatro puertas. Esta vez, todo parecía haberse hecho de la manera correcta. Pero Wendelin Wiedeking detuvo el inicio de la producción en fábrica por motivos económicos al asumir su cargo en el Consejo de Dirección. Corría el año 1993 y era momento de dar prioridad a la nueva generación del 911 (993) y al desarrollo de un nuevo modelo que habría de servir como escalón de acceso a la gama, el Boxster.

A finales de la década de 1990 volvió a salir del cajón la idea del Porsche para toda la familia. Primero fue el lanzamiento de Cayenne en 2002 y, finalmente, en el verano de 2009 llegó la materialización de un largo sueño: el Panamera.

Esta berlina ha demostrado que cada producto tiene su momento concreto y que las circunstancias internas a veces frustran los planes audaces. Pero Porsche siempre creyó en un coche deportivo para cuatro y, gracias a la perseverancia, ha acabado convirtiéndolo en realidad. Hoy, la idea ha ido todavía un paso más allá con la electrificación del Taycan.

 

Fuente: 9:11 Magazine

Artículos relacionados

Modificado por última vez en Viernes, 08 Noviembre 2019 08:47

1 comentario

  • Juan Ignacio Domingo, 10 Noviembre 2019 20:37 publicado por Juan Ignacio

    Reportar

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

clasico-todo-riesgo.gif