Miércoles, 11 Septiembre 2019 08:00

Motransa-Nuffield, fabricado en España con sangre inglesa

Valora este artículo
(1 Voto)

El espíritu emprendedor en proyectos de maquinaria agrícola que reinaba en nuestro país en los años 50 y 60, hizo posible la promoción de una docena de industrias fabricantes de tractores y maquinarias, de las cuales algunas tuvieron más suerte que otras, pero en definitiva nos legaron un avance tecnológico en la España Rural que no había pasado de la yunta de bueyes y la vertedera.

clasico-todo-riesgo.gif

Valladolid fue una de las ciudades con más ímpetu industrial de la automoción por aquellos tiempos y en el año 1967 se constituye una sociedad denominada Modificaciones y Transformaciones, S.A., cuyo socio fundador era SAVA (Sociedad anónima de vehículos automóviles) que ya andaba con una experiencia demostrada por aquellos años, uniéndose más tarde Leyland y Motor Ibérica, S.A., para terminar en 1978 en las manos de Fiat Tractores.

Un acuerdo con Nuffield Oganisation de Reino Unido, hizo posible comenzar a fabricar en la recién estrenada factoría Motransa, el tractor que ya se hacía en Inglaterra desde 1948, gracias a un diseño de David Brown, quien requerido por el Vizconde de Nuffield William Morris, cambió el sentido de la producción de Nuffield, dejando la fabricación de carros de combate -cosa que estaba haciendo desde 1938- para adherirse a la nueva ola industrial de la mecanización agrícola. El nuevo tractor -ya español- se denominó igual que su ancestro, pero con el prefijo del fabricante español Motransa. Así nació el Motransa Nuffield 10/60. Este tractor contribuyó a generar un interés entre los agricultores por su buena respuesta al tiro de aperos y la resistencia para arrastre de media carga. Su motor BLMC de 61 CV y sus cuatro cilindros en línea, tenía un comportamiento espectacular de fuerza y par, y en consonancia con un acertado grupo de relaciones cortas y largas supuso un verdadero avance con respecto a sus coetáneos.

Los primeros fabricados todavía eran SAVA Nuffield, por cuanto en 1967 aunque Motransa estaba constituida, los directivos decidieron empezar con la marca SAVA que ya estaba introducida. Posteriormente y hasta 1972, los tractores fueron ya Motransa Nuffield, denominándose los nuevos modelos fabricados, en manos ya de Motor Ibérica, como Tractores Leyland desde 1973 a 1977, año éste en el que se vuelve a cambiar a la marca Motransa sin ningún sufijo. En 1980, tras un acuerdo de Fiat Tractores, se comienza a montar los tractores Fiat (fundamentalmente clase E) que consiguió exportar a la entonces C.E.E. casi un centenar de unidades.

El tractor de las fotos, corresponde a un Motransa Nuffield 10/60 de finales de los 60, restaurado por su propietario Rafael Álvarez Carranza, también socio de la Asociación Andaluza Amigos del Tractor Agrícola, que con este ejemplar ha ganado un premio a la mejor restauración otorgada por dicha Asociación con motivo de la celebración de la II Ruta del Guadalquivir con tractor clásico. Es un tractor que a pesar de sus 50 años está en perfectas condiciones de uso tanto considerado tractor de colección como tractor de trabajo, aunque ya su propietario lo tiene jubilado y mimado.

Texto: Francisco González

Fotos: Rafael Álvarez y Antonio M. Glez

Artículos relacionados

Modificado por última vez en Miércoles, 11 Septiembre 2019 09:36

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

clasico-todo-riesgo.gif