Jueves, 22 Agosto 2019 11:52

Los 600 se reunieron en Tordesillas un año más

Valora este artículo
(2 votos)

Un año más, La Senda de Tordesillas ha promovido un encuentro de Seat 600 en su ciudad. Nada menos que el 23º, ¡y camino de las “bodas de plata”!

clasico-todo-riesgo.gif

Pues, eso, nunca mejor dicho: un encuentro de amigos, los incondicionales, los de siempre, la familia seiscientil. Porque encuentros hay por toda la geografía española y esta familia se reúne un día en Tordesillas, al otro en A Coruña, y a los siguientes Arcade, León, Salamanca, Sevilla, Málaga, Cantabria, Asturias, Albacete… El comentario de una participante lo dice todo: “Mientras tenga reuniones con mi seiscientillo, no me apetece irme a casa”.

El Seat 600 se ha convertido en un símbolo idolatrado, admirado y mimado por los propietarios. Cuando Dante Giacosa diseñó el 600 no se imaginó la guerra que iba a dar este bólido y las batallas que ganaría. De un simple “motor atrás” se ha convertido en un legendario Hércules versátil, adaptable y un todoterreno que soporta todo lo que le echen. Y ha gustado el 600 que se han hecho cerca de 20 versiones diferentes. Y sigue gustando en 600, no sólo porque sus propietarios los cuidan y mantienen, sino también porque hay gente joven que le mola conseguir uno y disfrutarlo. A lo largo de su vida ha tenido varios nombres: Seiscientos, pelotilla, bolilla, seita, seilla, ombligo… Sí, señor, ombligo; su forma recuerda el vientre de una embarazada y ¿acaso en el suyo no cabía toda la familia, con la suegra, el perrito, las maletas y el cesto de patatas? A cada año que pasa, también son notables la inversión y dedicación para conservarlos en origen; aunque también, por admitir tanta versatilidad, se encuentran adaptaciones de elementos y motorizaciones con el único fin: poder hacer de un tirón y a más potencia los 600, 500, 800, 1.200 km que separan los distintos puntos de encuentros.

En esta ocasión: Tordesillas, 6 y 7 de julio, sol de justicia, XXIII encuentro de viejos amigos y más de medio centenar de máquinas flamantes. Sábado, reunión y toma de contacto en la emblemática Plaza Mayor, para salir hacia Simancas cruzando los campos de cereales olientes a siega y paja trillada. Simancas, histórica y bella villa mirando de frente al Pisuerga. Disfrute de su intrincada red de calles de bonita arquitectura tradicional; majestuosa iglesia y no menos el castillo (hoy convertido en el Archivo General de Simancas). Domingo, vuelta a la Plaza Mayor para tomar un aperitivo, hacer el tradicional recorrido por las calles de la villa (este año San Cristóbal se ha quedado sin el paseo), almuerzo de confraternidad y la amarga despedida, pero la ilusión de verse pronto en otro punto de encuentro de Seat 600.

Pepe Gude

Artículos relacionados

Modificado por última vez en Jueves, 22 Agosto 2019 18:52

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

clasico-todo-riesgo.gif