Martes, 10 Septiembre 2019 18:24

VII Subida a la Madera: Venció José Manuel Solares con Ferrari 308 GTB

Valora este artículo
(2 votos)

La Subida a La Madera en su séptima edición, se ha convertido en un clásico del mes de junio en Asturias.  

clasico-todo-riesgo.gif

Ubicada en Mareo (concejo de Gijón) este “Memorial José Motores” nacía hace siete años en recuerdo de un buen amigo de todos los miembros de la escudería Ges que este año celebra sus Bodas de Oro (1969-2009). Ha celebrado hasta hoy un total de 83 pruebas de regularidad, amén de otras concentraciones y numerosas actividades sociales en perfecta armonía con la aún más veterana Peña Motorista de Asturias (1945) igualmente con un palmarés organizativo difícil de alcanzar que el próximo año celebrará sus Bodas de Platino.

Si hablar en automovilismo de prudencia es sinónimo de asfaltos mojados, en esta ocasión la meteorología no fue propicia. Una intensa lluvia se alió con la niebla y como contrate curioso el sol hizo una pequeña aparición. Todo ello sucedía sobre los dos sectores que sumaban en general un total de 57 km. Dadas las condiciones ya comentadas y el que las medias de regularidad fueron en general de 45 km/hora en el primer sector y tras un reagrupamiento de sesenta minutos, la segunda sección la más larga (30,08 km) elevaba dicha media en algunos tramos a 49,9 km/hora, en circunstancias normales muy asumibles. En esta ocasión la escasa visibilidad especialmente en la primera parte, no lo hizo fácil.

El vencedor fue José Manuel Solares con Ferrari 308 GTB (una joya del año 1980). Realizó una muy equilibrada media en cada uno de los ocho controles secretos y en esta ocasión el manejo de los relojes corrió a cargo de su hija María, cuyo debut como copiloto no pudo ser mejor al obtener una doble victoria al ser esta su primera participación en una prueba de automovilismo nada fácil, con lo cual ha dado al traste con aquel viejo dicho: “el arte de vencer se aprende de las derrotas”. Para conseguir el triunfo, como es de rigor este equipo, un dúo familiar, nos consta que lo han hecho con meticulosidad, preparación, mucha concentración y especialmente “orden”, esa ley que obliga a aproximarse a la perfección para conseguir el éxito.

Segundo fue el equipo Marcos Avanzas-Javier Rebollo sobre Simca 1000 (año 1971) igualmente con una magnífica media. También la tercera plaza con muy buenos cronos la alcanzo el VW Golf GTI MK2 (año 1990) de Pablo Gutiérrez-José Luis Martínez.

El nivel que se ha observado en esta prueba ha sido muy alto ya que algunos participantes, aunque no subieron al pódium, cruzaron varios controles especialmente en la segunda sección con tiempos por debajo de un segundo: especialmente Víctor Suarez-Isaac Moro con Seat 128 (1977) y Orlando San Román-Enol San Román con Seat 127 (1974). Ambos equipos con varios cronos muy bajos de tan solo dos décimas de segundo el primero o las cuatro décimas del equipo San Román.

También en el terreno de la evolución, el parque cerrado ofrecía la presentación de vehículos muy trabajados dentro de las líneas de pureza tanto en estéticas como en mecánicas de origen. Es el caso de dos Triumph, el TR6 (1973) de José Luis Pérez, el TR7 (1983) de Fernando Gumiel o el impresionante Alfa Romeo GT (1971) de Pablo García, así como otros cuya relación se haría larga.

Una excelente organización, un roadbook (o libro de ruta) como siempre digno de elogios por parte de los participantes.

Rafael Loredo Coste

Artículos relacionados

Modificado por última vez en Miércoles, 11 Septiembre 2019 07:47

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

clasico-todo-riesgo.gif