Miércoles, 23 Agosto 2017 16:38

V Rally de Regularidad Histórica Villa de Lalín Solidario

Valora este artículo
(2 votos)

Las carreteras de Deza presenciaron el paso de algunos de los modelos de automóviles más emblemáticos de todos los tiempos un ritmo ideal para apreciar su diseño.

zalbacaldu.gif

Un total de 63 equipos procedentes de toda Galicia participaron en la quinta edición del Rally de Regularidad Histórica Villa de Lalín organizado por la Escudería de Clásicos O Toxo. Miki Caldas y Diego López y su BMW 320 fueron los vencedores de una prueba cuyo podio lo completaron Toni Prieto y Edgar Carballo al volante de su BMW 318, y Luciano Duarte y Begoña Alfaro con su Lancia Beta 2000 Coupé.

Los 63 equipos participantes en el V Rally de Regularidad Histórica Villa de Lalín pasearon de manera orgullosa sus bellas monturas de otros tiempos en una carrera que hizo las delicias de los amantes de los coches clásicos. La prueba que recorrió distintos puntos de los municipios de Lalín y Silleda tuvo este año la novedad de realizar una parada en el Pazo de Liñares. La cita volvió a tener un marcado carácter solidario con la aportación de diez kilos de alimentos no perecederos por parte de cada piloto participante.

La clasificación general de la edición 17 del rali de clásicos de Lalín estuvo encabezada por la pareja formada por Miky Caldas y Diego López al volante de un BMW 320. En segunda posición terminaron Toni Prieto y Edgar Carballo con un modelo 318 de la fábrica de Munich. El podio lo completó el Lancia Beta 2000 Coupé pilotado por Luciano Duarte y Begoña Alfaro. En cuanto a la clasificación local perteneciente a los pilotos de la Escudería O Toxo, el primero fue el BMW 1600 de Alberto y Óscar Espiño. La segunda plaza fue para Marco Loureiro y Diego Gil al volante de su Seat 127 y terceros fueron Juan Recimil y Alejandro Barrio con un Toyota Celica. La pareja formada por María Luz Taboada y Lorena Mosteiro fueron las primeras en la clasificación femenina de la carrera lalinense al volante de un Toyota MR2.

Además, los organizadores regalaron dos relojes despertadores al último clasificado en lo que fue el detalle gracioso de la entrega de premios. En esta ocasión el obsequio fue para Héctor López y Noelia Boullosa, pilotos de un Audi Coupé GT. El primer equipo sin medidor adicional fue el compuesto por Joan Solé y Sonia Méndez, con un Volkswagen Escarabajo, y el premio al equipo venido desde más lejos fue para los barceloneses Lorena Petidier y Rubén González, que viajaron desde tierras catalanas con su flamante Seat 124.

A

l cierre de esta edición los salones del Hotel Spa Torre do Deza albergaban la tradicional cena con la que siempre se cierra el rali de regularidad que organiza O Toxo. El evento culinario tenía previsto culminar con la entrega formal de los distintos trofeos a los mejores de la edición 2017 que este año tuvo un trazado de 160 kilómetros con un radio de 18 kilómetros desde el centro de Lalín, donde ayer se dispuso el parque cerrado. El éxito de la cita podría albergar la esperanza de que en la próxima edición la prueba de O Toxo pueda formar parte de una hipotética Copa Ibérica. El tiempo dirá si es así.

Víctor Grande

Artículos relacionados

Modificado por última vez en Miércoles, 23 Agosto 2017 16:48

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

zalbacaldu.gif