Viernes, 07 Junio 2019 18:41

IV Rememoración de la Subida a San Marcial

Valora este artículo
(1 Voto)

El 14 de abril de 2019 se celebró en Irún (Guipúzcoa) la 4ª edición de la Rememoración de la Subida a San Marcial, evento no competitivo organizado por la Escudería Sport Classic en el que los coches clásicos realizaron una serie de mangas de exhibición rindiendo homenaje, por su trazado original, a una de las pruebas pioneras del automovilismo vasco de montaña.

clasico-todo-riesgo.gif

En 1967, el Real Automóvil Club Vasco Navarro organizaba la primera edición de la Subida a Jaizkíbel. El éxito obtenido por la mencionada subida en cuesta animó a los dirigentes del club a organizar pruebas de semejante estilo en los distintos lugares donde disponían de sedes y con ellas crear un campeonato, Así surgieron las subidas a Arrate para la delegación de Eibar, Opkua para la de Vitoria, Urbasa para de Pamplona y San Marcial para la de Irún.

La Subida a San Marcial iniciaría su andadura en 1968. Con salida en el barrio Alzukaitz de Irún y con llegada en la ermita que da el nombre a la prueba. Jesús Saénz de Buruaga y su Mini Cooper, empleando un tiempo de 2’29” en recorrer los 3.100 metros, serían los más rápidos, y por lo tanto a ellos les correspondía el honor de ser los vencedores de la primera edición.

Las ediciones se fueron sucediendo hasta 1979, si bien en 1972, 73 y 78 no se celebró la subida. El recorrido fue sufriendo diversos recortes en función del crecimiento de la ciudad. A Sainz de Buruaga, le sucedieron el escalón más alto del pódium Ignacio Sunsundegui en tres ocasiones; la primera sobre Morris Mini Cooper y las otras dos sobre Alpine, Christian Morrison sobre una barqueta construida por él mismo en 1974, Marc Etchebers (Porsche Carrera) en 1975, Pedro Rómán en 1976 y 1977 con fómulas Sélex ST4 1800 y Sélex F1800 respectivamente, siendo Marc Etchebers con su Porsche Carrera quien se adjudicara la última edición la de 1979.

De la mano de la Escudería Sport Classic, y gracias al empeño de Luis Páez, su presidente, surgió hace cuatro años esta rememoración como una prueba de exhibición, con la carretera cerrada al tráfico y donde no se toman tiempos ni clasificaciones. Con un programa que ocupa toda la jornada, los inscritos en la edición de este año pudieron disfrutar de 5 mangas de subida.

San Marcial tiene gancho, y dado que se encuentra en una zona de mucha afición al automovilismo, tanto a un lado como al otro de la frontera hace que sea mucho el público que se dé cita a lo largo del trazado.

Christian Morrison, ganador de la subida de 1974, sería el encargado de entrega los recuerdos con los que la organización obsequia a los participantes, y la placa que certificaba el homenaje al expiloto Iñaki Goiburu.

Agustín García

Artículos relacionados

Modificado por última vez en Viernes, 07 Junio 2019 19:06

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

clasico-todo-riesgo.gif