Lunes, 12 Agosto 2019 08:22

Tres 4L: Aventura en Fuerteventura

Valora este artículo
(5 votos)

Poniendo a prueba el apego a nuestros clásicos: árida ruta de 400 kilómetros entre volcanes.

clasico-todo-riesgo.gif

Con más de un mes de planificación y dejando al margen algún que otro amigo que a la hora de la verdad no pudo, o por alguna razón no creyó oportuno unirse a este grupo, tres decididos propietarios de este emblemático vehículo popular, decidieron no dejar para más adelante la oportunidad de disfrutar de su máquina y buena compañía, una verdadera prueba de fuego, y nunca mejor dicho en la volcánica y árida isla de Fuerteventura, situada a algo más de 90 km de la costa noroeste del continente Africano, con una superficie de 1.660 km2, declarada en el año 2009 reserva de la biosfera por la Unesco.

Esta experiencia comienza el viernes día 10 del pasado mes de mayo, con el embarque a las 6 am del primer 4 TL matriculado en 1980 en Navarra, propiedad del Dr. Fabián Loayssa en la isla de Tenerife, con destino a Gran Canaria. Tres horas después, ya reunidos en el muelle de Las Palmas a las 9 h con D. Alejandro Moreno y D. José M. Ortega, con sus R4 F6 blanco de 1985 y otro rojo de 1982 respectivamente, ambos con matrícula GC, embarcando los tres al destino programado.

A las 11:30 desembarcamos en el puerto de Morro Jable, tomando destino a Gran Tarajal (municipio de Tuineje) donde esperábamos ver el Museo de Coches Clásicos y Antiguos, reabierto hace unos meses. Nuestra sorpresa fue que, al llegar, nos encontramos que solo abre los domingos, pero gracias al Dr. Julián Glez. y D. Francisco Domínguez, ambos amigos y aficionados a los clásicos, con los que contactamos explicando nuestra desagradable sorpresa, nos fueron abiertas las puertas exclusivamente para nosotros, guiados por D. Pedro Gopar, director de la entidad y presidente del club y su hijo Pedrín, que amablemente nos invitó, más tarde, a visitar los depósitos, almacenaje y talleres, de la Familia Gopar, donde llevan a cabo una labor encomiable de restauración, llevada a cabo por ellos mismos. Allí nos presentaron un precioso y escasísimo camión M-B 1513 de 1973, íntegramente recién restaurado y posible candidato museístico.

Más de 150 vehículos forman parte de esta magnífica colección, establecida en un antiguo almacén de tomates, el cual gracias a la iniciativa de un grupo de majoreros (gentilicio de Fuerteventura), que en 2006 fundan la Asociación Vehanfuer, y en coordinación con el Cabildo Insular de la isla (gestora del inmueble), se abre al público esta maravillosa exposición en un recinto cerrado para uso y disfrute de todo aquel que quiera asomarse a piezas únicas y en un estado excelente, tanto de restauración como de conservación, de los casi 100 años de historia automovilística localizada en esta tierra de paisajes únicos. Marcas ya extintas hace décadas, modelos emblemáticos tanto populares como series exclusivas, camiones, motocicletas, vehículos y motores agrícolas, todo un compendio expositivo de obligada visita para cualquier aficionado a los clásicos.

El siguiente día, y después de un merecido descanso del recorrido anterior por el sur, Costa Calma en península de Jandía, tocó visitar el norte, saliendo desde el campamento base “Puerto del Rosario”, pasando por: Corralejo y sus dunas, Lajares, el Faro del Cotillo, la Oliva visitando la emblemática casa de los Coroneles, la montaña sagrada de Tindaya, Tefia, Betancuria, Pájara, y de nuevo campamento base, y así el domingo un poco más relajados regresamos a Morro Jable pasando por caleta del Fuste, donde acaba nuestra aventura, llegando a nuestros respectivos puertos de salidas.

En conversaciones posteriores y haciendo un análisis más detallado de esta experiencia con casi 400 km recorridos, coincidimos en que se puede apreciar que viajar en estos clásicos, tal cual como se hacía hace 30, 40 o más años, no solo hace tener más afecto sino también retener en la memoria una prueba empírica y explicita de que los fundamentos de cualquier coleccionista determinan mucho más el apego a esta afición. En el caso concreto del emblemático Renault 4, fabricado entre 1961 y 1994, concebido para competir con otros de su clase, que establece un nuevo concepto automovilístico además de alcanzar un ajustado precio de venta con una mecánica pionera en diferentes motorizaciones, quedando claro que mientras se respeten la conservación y cuidados básicos, habrá clásico para mucho más tiempo.

Para concluir, quisiera dar las gracias a estos tres aventureros y sus acompañantes, por su invitación a compartir esta experiencia además de pasar tan buenos momentos, esperando sea la primera de muchas.

Texto y fotos: Lorenzo Suárez Dorta

Artículos relacionados

Modificado por última vez en Lunes, 12 Agosto 2019 16:08

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

clasico-todo-riesgo.gif