Familiares, una larga tradición de Opel

Valora este artículo
(4 votos)

Comienzo de una historia de éxito: el primer familiar compacto de Opel, el Kadett A Caravan, fue un éxito de ventas

banner-miclasico.gif

Alrededor de 25 millones unidades vendidas de los Opel Kadett y Opel Astra, 5,8 millones de ellas de la carrocería familiar. Es una cifra impresionante. Un gran resultado. Colocados en línea uno tras otro, todos los compactos de Opel construidos hasta la fecha superarían la increíble marca de 100.000 kilómetros y formarían una fila de vehículos que podrían dar dos vueltas y media al ecuador. Los compactos de Opel han hecho posible la movilidad de muchas personas, especialmente en tiempos económicamente complicados. Con las últimas generaciones Opel ha conseguido además que muchas tecnologías de vehículos de segmentos superiores sean asequibles para un gran público. Al mismo tiempo, el fabricante sigue combinando las innovaciones de los segmentos superiores con un diseño deportivo.

Todo empezó con el Kadett A Caravan en 1963. Opel presentó su primer compacto familiar y rápidamente se convirtió en el líder de su segmento. Desde entonces, un coche que era una “como una furgoneta” formaba parte de la gama de cada nueva generación de los Kadett y Astra. 

1963-1965: Opel Kadett A
El primer CarAvan: tan espacioso como un autobús

El Opel Kadett Caravan revolucionó el segmento compacto en 1963. Un gran maletero y mucho espacio para seis personas gracias a una tercera fila de asientos, además de un nuevo motor de rápida respuesta y bajos costes de mantenimiento fueron la receta del éxito del Kadett A. Opel fabricó casi 650.000 unidades hasta 1965. Los rasgos de la carrocería eran modernos y con corte de coche ejecutivo. Su baja línea de cintura y ventanas panorámicas permitían una buena visibilidad, y una franja decorativa que recorría el lateral acentuaba su alargada forma. Los pasos de rueda delanteros se estrechaban hasta los faros. Su espacio interior impresionó profundamente a los propietarios de los habituales utilitarios y compactos de cinco puertas. El maletero era un auténtico compartimento de carga y la tapa del depósito de combustible se emplazaba en el exterior. “Opel Kadett, en resumen: O.K.”, fue el reclamo concebido por el equipo creativo de Opel. Incapaz de resistirse a lanzar un ataque a sus rivales de Wolfsburg, como guiño idearon el eslogan: “Nunca olerás a gasolina en el maletero”. Con su moderno motor delantero refrigerado por agua el Kadett tenía otra importante ventaja de diseño frente al Escarabajo. Su motor de cuatro cilindros de 993 cc desarrollaba 40 CV.

1965-1973: Opel Kadett B Caravan
La fuerza de los números: el Kadett como éxito de exportación

La B sigue a la A, y en 1965 una nueva generación reemplazó al primer modelo. La nueva versión tenía más de cuatro metros de longitud y, por lo tanto, era bastante más grande que su predecesora. El Caravan, con su superficie de carga de 1,57 metros de longitud, estaba disponible desde el inicio de su comercialización con la posibilidad de elegir entre dos o cuatro puertas. En cuanto a su estilizada figura, los diseñadores se inspiraron en sus colegas al otro lado del atlántico. No sólo se aumentó la longitud, sino también la potencia. Los ingenieros de Opel ampliaron el diámetro del propulsor de cuatro cilindros en 3 mm. La versión básica de 1.078 cc desarrollaba 45 CV. También estaba disponible un motor 1.1 S de mayor compresión con 55 CV. El Kadett tuvo éxito de inmediato, con más de 2,6 millones de unidades producidas desde septiembre de 1965 hasta julio de 1973. Y su notoriedad no se limitó a su país de origen. En 1966 la cuota de exportación alcanzó el 50%, dado que clientes de 120 países de todo el mundo se decantaron por el Kadett.

1973-1979: Opel Kadett C
Calidad en todas sus formas: sólido como una roca

La familia Kadett C tuvo muchas caras: como inteligente coche familiar, elegante segundo coche con un práctico portón trasero o como un competitivo coupé deportivo con pintura de guerra (GT/E). El Caravan llegó primero como dos puertas y después como cuatro puertas en 1976. Entre 1973 y 1979 se construyeron un total de 1,7 millones de unidades. El Kadett C de tracción trasera debutó en agosto de 1973 con una carrocería de diseño limpio y un nuevo tren delantero de doble horquilla. El propulsor más popular era el 1.2 de 60 CV y un modesto par de 88 Nm. Los rasgos de diseño característicos incluían una parrilla del radiador plana, un capó con el característico pliegue de la marca y un faldón delantero con un spoiler. “El Kadett no sólo se conduce excepcionalmente bien, también está concienzudamente diseñado y fabricado de manera limpia. Requiere poco mantenimiento, siendo fácil y económico de reparar”, dictaminaron los expertos probadores de coches de “auto motor und sport” en la edición 20/73.

1979-1984: Opel Kadett D Caravan
Remodelación: espacio en abundancia

La cuarta generación del Kadett de posguerra abrió una nueva era para los compactos de Opel. En el IAA de 1979 debutó el Kadett D, con un moderno aspecto y como el primer Opel con tracción delantera y motor transversal de cuatro cilindros. Su arquitectura resultó realmente convincente. Con 4,20 metros de longitud era sólo un poco más largo que su predecesor, pero ofrecía significativamente más espacio que muchos de sus rivales. Pero no sólo la disposición de la mecánica y el chasis, con eje torsional en el tren trasero, rompían con la tradición: el Kadett recibía un nuevo motor OHC de 1,3 litros de 60 o 75 CV. Además del espacioso familiar con un volumen de carga de hasta 1.425 litros, Opel ofrecía versiones fastback. Para las familias había un lujoso Caravan “Voyage Berlina”. Otras modificaciones técnicas incluían un chasis con una nueva puesta a punto y la altura de la carrocería rebajada, nuevos amortiguadores de dirección y frenos de disco delanteros ventilados. Entre 1979 y 1984 se fabricaron un total de 2,1 millones de unidades del Kadett D.

1984-1991: Opel Kadett E Caravan
Fuera del túnel de viento: Coche del Año en 1984

El segundo Kadett de tracción delantera, fabricado de 1984 a 1991, fue galardonado como “Coche del Año en 1984”. A lo largo de su vida comercial se vendieron un total de 3.779.289 unidades, convirtiéndose en el Opel más vendido hasta ese momento y en un auténtico referente por aerodinámica. Basado en la ingeniería de su predecesor, el Kadett E estaba preparado para una carrera estelar. Con un coeficiente de resistencia aerodinámica de 0,39, el Kadett D era el mejor de su categoría, aunque esta cifra palidecía en comparación con la de su sucesor. Tras 1.200 horas de puesta a punto en el túnel de viento, la versión de cinco puertas alcanzó un sensacional Cx de 0,32 (Caravan 0,35). Los compradores se acostumbraron a su nueva forma a los pocos meses, allanando el camino para una nueva historia de éxito que proporcionó al Kadett E con 625.000 matriculaciones en Europa en 1987. Para entonces la versión familiar ya había ascendido a la cima de su categoría. En 1987 dos Caravan diésel de 54 CV emprendieron un viaje de 30.000 kilómetros desde Alaska hasta Tierra de Fuego, llegando ambos a su destino final sin mayores incidencias. A partir de abril de 1989 todos los Kadett con motor de gasolina se vendieron con catalizador en Alemania.

1991-1997: Opel Astra F Caravan
Renacimiento: el Kadett se convierte en Astra

Entre 1991 y 1997 se fabricaron unas 4,13 millones de unidades del Astra F, lo que le convierte en el modelo de Opel más vendido en la historia de la marca. El trabajo de desarrollo se centró en combinar un diseño moderno con más espacio interior, mayor confort y mayor énfasis en la protección del medio ambiente.

El sucesor del Kadett adoptó el nombre de su modelo hermano británico (la cuarta generación del Kadett se había vendido en el Reino Unido como Vauxhall Astra desde 1980). El Caravan se convirtió en una versión popular desde el principio. Opel también lanzó una ofensiva de seguridad con su nueva estrella. Todos los Astra contaban con un sistema de pretensores activos en los cinturones de seguridad de los asientos delanteros, cinturones ajustables en altura y banquetas de los asientos con efecto anti submarino, así como protección lateral con refuerzos de doble tubo de acero en todas las puertas. Por primera vez todos los motores contaban con catalizador.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

banner-miclasico.gif

Últimos comentarios