Jueves, 25 Octubre 2018 09:04

El Club Burgalés de Vehículos Históricos celebra sus 25 años

Valora este artículo
(4 votos)

El Club Burgalés de Vehículos Históricos celebró los días 5, 6 y 7 del mes de julio, su XVIII Rallye de Coches Antiguos.

clasico-todo-riesgo.gif

Jueves día 5 - sobre las 19 horas recibiendo a los participantes, que, a parte de los burgaleses, nos vinieron de Guipúzcoa, Álava, La Rioja, Santander, Cuenca, Soria, Madrid, Pontevedra o Palencia, tras la concentración y el reparto de rutómetros, matrículas y algún regalo, nos fuimos acomodarnos para la cena, al final de la misma se explicó el programa del día siguiente, la mayor pega fue decir que había que salir a las 8,30 horas.

día 6 - a las 8,30 horas emprendimos la marcha por la carretera de Villarcayo camino de Poza de la Sal, con el fin de llegar por el Monumento a Félix Rodríguez de la Fuente y El Castillo, donde tomamos el consabido preñado para aguantar hasta la hora de la comida, después de contemplar desde lo alto del castillo (por casi todos) La Bureba, descendimos despacito para ir viendo una parte de Las Salinas y entrar en la plaza de La Villa Salinera, por libre vimos su Iglesia y con una guia recorrimos la villa andando y escuchando sus explicaciones sobre el castillo, la muralla, las vistas desde la plaza y ya dentro del Centro de Interpretación de las salinas, sobre la forma de recogida antiguamente de la sal, resultando muy interesante todo ello.

Terminada esta visita, nos fuimos camino de El Santuario de Santa Casilda, donde teníamos reservada la comida y posterior explicación de la historia del santuario y admirar su entorno.

Sábado día 7 – Otra vez toca madrugar, a las 8,30 horas nos ponemos en marcha camino de la ciudad más pequeña de España, Frías, un par de kilómetros antes paramos para tomar el susodicho preñado mientras contemplamos, a la entrada de Tobera, el puente medieval, ermita de Sta. Mª de la Hoz y el humilladero o capilla de ánimas del santo Cristo, así como la cascada de río Molinar que atraviesa por medio del pueblo. Terminado el almuerzo seguimos hasta Frías para verla desde todos los ángulo, pues ninguno tiene desperdicio, Una guia nos enseña la iglesia de San Vicente y el Castillo contándonos su historia y sus costumbres medievales, también aquí subieron casi todos al castillo, sus vistas merecen la pena, después de la comida a seguir la ruta camino de La Villa Condal de Oña, declarada conjunto histórico, para visitar su Iglesia Abacial, con su altar mayor que acoge cuatro altares, su sillería coral, su panteón de reyes, condes e infantes de Castilla y Navarra, su sacristía y su claustro gótico, una pena fue la tromba de agua que cayó durante más de 15 minutos y que dejó a varios fuera del grupo impidiendo subir a la iglesia y posteriormente acercarse al Jardín Secreto creado en los jardines y estanques del monasterio. A las 20 horas emprendimos el regreso a Villafría para la cena de despedida, entrega de placa conmemorativa regalos y buenos deseos para volver el próximo año.

Ricardo Angulo Saiz

Artículos relacionados

Modificado por última vez en Jueves, 25 Octubre 2018 14:12

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

clasico-todo-riesgo.gif