Miércoles, 29 Marzo 2017 08:13

Los Vehículos Históricos de la Casa Real

Valora este artículo
(9 votos)

No puede un investigador acercarse a analizar las fuentes documentales, ni los testimonios, con un prejuicio favorable a las propias ideas de cada cual, nos viene a decir el periodista y escritor Nicolás Jesús Salas.

clasico-todo-riesgo.gif

 

En este sentido, este autor trata de efectuar un recorrido devocional por los vehículos históricos que se conservan en la Sala Histórica de la Guardia Real, y que con el tiempo se desea aspire a llegar a Museo Histórico de la Guardia Real, dos conceptos diferentes, aunque no lo parezcan. Tiene que decirles quien escribe, que se considera un romántico de los vehículos históricos, y que cuando escribe sobre ellos le pone mucho mimo.

 

La Sala Histórica en cuestión expone, entre otras piezas, “Rolls” de representación, vehículos de escolta, puesto de mando avanzado, motocicletas…, historia pragmática y flameante, vehículos que han proporcionado el servicio de guardia militar, rendir honores y dar escoltas solemnes al Rey y a los miembros de la familia del Rey que se determinen, prestando análogos servicios a los jefes de Estado extranjeros cuando se ordene. Todo ello recogido en el artículo 6, del Real Decreto 434/1988, para lo cual ha de contar con una serie de vehículos para desarrollar las misiones y cometidos que le son asignados. Tales vehículos se encuentran en el acuartelamiento de la Guardia Real, operativamente distribuidos dentro de la Unidad entre la Compañía de Transportes, perteneciente al Grupo de Logística; la Sección de Motos perteneciente a la Compañía de Control Militar del Grupo de Escoltas (los cuales gestionan el mayor número de ellos), así como el resto de unidades de la Guardia Real. Se dividen en los siguientes apartados: Motocicletas y vehículos de diferentes modalidades (ligeros, tácticos, logísticos, de gran representación, de servicios varios, así como vehículos estrictamente propios de museos). A primera vista, cabría comentar que en una dependencia diáfana, incluida en la Sala Histórica, de unos 1.500 metros cuadrados, hallará el visitante una serie de valiosos vehículos tales como el Mercedes Benz 540-G-4 W 31 de 3 ejes (el vehículo más valioso de la colección, y más adelante se dirán los motivos), el Mercedes Benz 770 Pullman Limousine, así como de otras marcas (Cadillac, Buick, Chrysler, Daimler…, Ford 817-T con motor V8, y un curioso Seat 600 del que se hablará más tarde también). Entre los de representación se encuentran los codiciados Rolls Royce Phantom IV y algunos Cadillac. Finalmente, hay que incluir en el “paquete” a las Harley Davidson de diferentes épocas. Hay que apostillar que todas las ilustraciones de esta publicación han sido ejecutadas por quien narra, con las debidas licencias.

 

El Mercedes Benz 540 G 4 W 31 de 3 ejes es el vehículo más importante de la colección, como se ha citado. Regalo de Hitler a Franco, le sería entregado el 4 de diciembre de 1940, día de su cumpleaños, por el embajador alemán en España, en el Palacio Real de Madrid. Era un regalo de lujo (el político alemán consideraba que el renacimiento de su país dependía del ramo de la automoción), dotado de la más avanzada técnica de la época, de alarde tecnológico y de tracción permanente a dos de sus tres ejes, y que nunca llegó a comercializarse. La tracción a los dos ejes traseros hacía posible un desenvolvimiento airoso en terrenos abruptos y dificultosos y, obviamente, de orografía quebrada (con superficies nevadas incluidas), con ocho cilindros en línea que recepcionaban más de cinco litros, 115 caballos. La base del asiento colindante al conductor permitía ser plegada para conseguir más operatividad en la posición erguida de su ocupante, si se diera el caso, a tenor del servicio a prestar. Se construyeron sólo 57 unidades entre los años 1934 y 1939, para ser destinados a prestar servicio a las autoridades alemanas, por lo que circulaban siempre con escolta. De entre las mismas, Hitler disponía de dos unidades que solía utilizarlas para pasar revista a la tropa, rodeado de pompa protocolaria. Entre las 4 unidades que se regalaron, entre ellas la mencionada (que pasaría a la Casa Real en 1975), una desapareció en combate en la IIª Guerra Mundial, otra se vendió a los Estados Unidos para el cine, y la tercera unidad, como regalo también, fue a parar para el servicio de Mussolini. Se trata de un todoterreno que utilizó en 1959 el presidente Dwight Eisenhower, gran aficionado a la automoción. Este vehículo, con los años, se convirtió en una codiciada pieza por millonarios, coleccionistas y caprichosos de todo el mundo, pues la inmensa mayoría de estas unidades habían desaparecido durante la Guerra Mundial, llegándose a decir -parece que así lo atestiguó la casa Mercedes- que sólo se conservaban tres ejemplares. Se cuenta que la firma automovilista alemana llegó a ofrecer a la Casa Real un cheque en blanco para apropiarse del G 4, ampliándosele a este narrador fuentes muy solventes que el motivo de aquel tentador ofrecimiento era que se trataba del único modelo existente de los 57 que se construyeron. En otro orden de cosas, entre septiembre de 2001 a Diciembre de 2004 el coche sería sometido a una profunda revisión en unos altos talleres alemanes (Mercedes-Benz Classic Center, de Stuttgart, por más señas); tres años dedicados a la misma parece excesivo en un vehículo apenas utilizado y con unos excelentes cuidados. Actualmente se encuentra bajo custodia de la Guardia Real, siendo propiedad del Patrimonio Nacional.

 

Otro modelo, orgullo de la marca, es el Mercedes-Benz 770 k Pullman Limousine blindado. De 1942 su motor lleva tecnología aeronáutica, pero no un motor de avión como se ha dicho gratuitamente; tratándose de un modelo igual al que usó Himmler y otros jerarcas de las SS. Entre las novedades tecnológicas de aquella época se encontraban su motor de aleación ligera de 7655 cc, con chasis tubular ovalado, doble encendido, frenos hidráulicos, luces dirigibles, y capacidad para 7 ocupantes. El blindaje de la carrocería era de 18 mm, y el de los cristales de 40 mm, por lo que debido al peso total del coche no era recomendable superar los 80 km/h.

 

Otra joya de la Sala Histórica lo constituye la colección de vehículos de alta representación de la marca Rolls Royce, que comenzaron a fabricarse en torno a 1950 para casas reales y jefes de Estado. España cuenta con tres que pertenecen a una serie de 18 unidades, de la citada marca, que se fabricaron en la época citada: Phantom IV, Silver Wraith y Silver Shadow II. En una feria de vehículos usados e históricos, en Sevilla, hará una docena de años, sorprendía ver en la exposición un Phantom IV, negro y perfectamente conservado, con matrícula de Gibraltar, que se encontraba a la venta por 8 millones de pesetas.

 

Siguiendo con los vehículos de postín, y por antigüedad, se narra la existencia de un Cadillac, modelo de 1948, con cristales con cuatro dedos de grosor, hechos en la fábrica de armas de Trubia. Se encontraba dotado con armero. Sigue, por orden cronológico, un Buick Eight 1949 A, matriculado el 10 de Octubre de 1949, al que para las cacerías se dispuso en los respaldos de los asientos delanteros un armero para tres escopetas. Se salvó del desguace, parece ser, porque los asientos traseros se modificaron, transformándose en giratorios para uso en cacerías, y seguir mejor a la presa al ser descapotable. También la colección cuenta con un Chrysler Imperial Le Baron, de 1964, que se utilizaba como VIP de respeto, y dotado con planchas de acero propias de un tanque. Lo fabricó Eduardo Barreiros. En 1973 adquiere la Jefatura del Estado un Cadillac Fleetwood Eldorado Cabrio, de 8200 cc, 35 litros a los 100 kms. Totalmente blindado, se utiliza como vehículo VIP de respeto en las caravanas durante las visitas de Estado, portando luces de policía en el frontal para representación. Hubo varios modelos más, usando uno de ellos la Reina Sofía. También cuenta la colección con un Cadillac Brougham, de 1991, utilizado para el traslado del séquito en las visitas de Estado; así como un Lincoln Limusina, y un elegante Mercedes Benz 350 SEL. 

Entre los casos curiosos, llama la atención un Daimler 420 Limousine, con la matrícula SPA IN, cuya lectura puede generar confusión al visitante que leería del tirón SPAIN, si no se le advierte que lo anterior a la N es un 1. Fuentes solventes consultadas, refrendaron que la matrícula interna española que le corresponde es ET 108973. Se trata de un regalo de la Reina de Inglaterra, Isabel II, al Rey Juan Carlos I porque era utilizado por nuestros Reyes Eméritos cuando se desplazaban a Londres. El coche sería trasladado desde la Embajada de España a la Casa del Rey una vez agotada su vida útil. Continuando narrando a los vehículos más atípicos y/o curiosos, se expone también el popular Seat 600, retocado, transformado y carrozado por el Ejército de Tierra (por la desaparecida Unidad Regional de Automovilismo), y regalado al entonces Príncipe de Asturias en 1977. Sería el primer vehículo que tuvo el hoy Rey Felipe VI, donde aprendería a conducir. Continuando con los casos más curiosos, puede observarse un camión Ford 817 T V8 con matrícula ET 00043. Este vehículo entró en servicio en 1938, junto a seis unidades más, todas iguales, con matrículas correlativas. Dotado con cama, baño, despacho y teléfono de campaña, oficina, cocina y comedor, prestó servicio exclusivo al Jefe del Estado. Después de la Guerra se utilizó para la caza y la pesca. En concreto, su misión principal serviría como puesto de mando avanzado, usado por Franco en la Guerra Civil, para sus desplazamientos al frente. Para finalizar con los casos curiosos (y la siguiente apuntación no guarda relación alguna con la Sala Histórica de la Guardia Real), procede aludir al Biscuter que salió de la cadena de montaje con el número 1000, y que le fue regalado a Franco. Este pequeño vehículo lo vendió y se encuentra en el museo de Manuel Ferreira, en Vigo, con la debida información.

En el capítulo de las motocicletas expuestas resulta obligado aludir a las formidables Harley Davidson. Existe una histórica foto de William Harley y Arthur Davidson con sus respectivas motos en 1914. Junto a estas potentes motos de escolta se encuentran expuesta también una muestra de la marca BMW.

Se trata, en estas ya consideraciones finales, de vehículos alemanes, americanos, españoles e ingleses, cuyas matrículas merecen comentario. Los dos vehículos Mercedes con matrícula civil, cuya numeración (marzo de 1974) no coincide con la edad de los mismos ¿cómo, al tratarse de automóviles oficiales civiles, no se matricularon en su día en el PMM? Las matrículas del resto de vehículos no corresponden tampoco a la edad real de los mismos. Las matrículas van desde 1965 a 1970, tratándose de vehículos bastante más antiguos -década de 1940 y 1950- y, además, las matriculaciones son correlativas, y en los casos del Ejército de Tierra termina con el *cero* que correspondían al otrora Ministerio del Ejército, en la época en la que el resto de las terminaciones marcaban el número de regiones militares existentes a la que estaban adscritos (de la 1 -Madrid- a la 9 -Granada-, más las capitanías generales de Baleares y Canarias, así como el Sáhara que llevaba una *S*).

Francisco José González Del Piñal Jurado

 Historiador y Académico

Artículos relacionados

Modificado por última vez en Miércoles, 29 Marzo 2017 08:29

3 comentarios

  • Santi Sábado, 17 Junio 2017 11:52 publicado por Santi

    Reportar
  • pepe Domingo, 14 Mayo 2017 23:09 publicado por pepe

    Reportar
  • Rafael Guzmán Cabañas Miércoles, 05 Abril 2017 11:37 publicado por Rafael Guzmán Cabañas

    Reportar

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

clasico-todo-riesgo.gif