San Sebastián Circuit Spirit 2022

Valora este artículo
(2 votos)

En 2022 el San Sebastián Circuit Spirit, ha pasado a llamarse oficialmente San Sebastián Circuit Spirit – Michelin, y gracias al apoyo de la marca de neumáticos ha pasado a ser un evento con cuatro actividades.

banner-miclasico.gif

El viernes 30 de septiembre era el Foro Automoción el que abría el programa, el sábado 1 de octubre le tomaba el relevo la quinta edición del Rally, y el domingo 2 de octubre se clausuraba con otras dos actividades, la Expo & Concours d’elegance y los Premios SSCS Sariak.

Pero serían dos actividades las que llamaban especialmente la atención del público, el Rally y la Expo & Concours d’elegance.

El rally seguía el formato de anteriores ediciones, es decir un rally de una sola etapa dividida en dos secciones. La primera sección llevaría a los participantes desde Donostia – San Sebastián hasta la coqueta localidad navarra de Sunbilla, donde se celebraba la comida. La segunda sección retornaba a los vehículos de Sunbilla hasta la capital guipuzcoana.

Con una participación más que interesante y con muchísimo público presente, a partir de las 10:30 de la mañana, hora en que el alcalde de Donostia – San Sebastián Eneko Goia daba la salida al dorsal nº1, los vehículos se dispusieron a recorrer el primer tramo de la jornada que llevaría a los participantes a la localidad de Lasarte-Oria que da su nombre al antiguo Circuito Automovilista de San Sebastián “Circuito de Lasarte”. Allí en la fábrica de Michelin tendría lugar un primer reagrupamiento. Posteriormente, el alcalde de la localidad Agustín Valdivia iba dando salida a los vehículos acompañado por el director de la fábrica David Udakiola.

La carretera que discurre a la vera del cauce del cauce del nacimiento del río Urumea sería la primera protagonista del paso de la caravana de automóviles que los llevaría a estos hasta la localidad navarra de Goizueta, donde la organización tenía previsto una neutralización-reagrupamiento antes de abordar el largo y sinuoso trazado que esperaba a los participantes a continuación.

Lo sinuoso del trazado y la estrechez de una carretera típica de las montañas vascas, se veía compensado y con creces con el entorno paisajístico que se divisa recorriendo dicha vía. Una vez llegados al collado de Arkiskil, se dejaba la NA4150 para tomar la NA170 que llevaba a la próxima parada en la localidad de Ituren. Allí recibieron al rally los Joaldunak, personajes típicos del folklore de la zona y que recorren en carnavales el tramo que va entre las localidades de Zubieta e Ituren y viceversa.

Ya solo quedaba un pequeño tramo de apenas 11 kilómetros para llegar a Sunbilla, y dar por concluida la primera sección del rally.

Tras reponer fuerzas, la caravana se ponía en marcha para abordar la segunda sección del rally. Si en la primera el río Urumea había sido protagonista, en esta segunda el Bidasoa le tomaba el relevo. Partiendo de una población como Sunbilla, divida en dos precisamente por el paso del Bidasoa, un río que en sus últimos kilómetros sirve de frontera natural con Francia. Sería junto a su desembocadura en el mar Cantábrico donde estaba establecido un nuevo alto en el camino. Concretamente, el puerto deportivo de la localidad de Hondarribia servía como escenario para el estacionamiento de los vehículos participantes en el rally.

En el camino de Hondarribia a Donostia – San Sebastián, la caravana de coches se encontraba con el monte Jaizkibel. Una vez superada su cota más alta, y apoyado por el extraordinario tiempo climatológico daba la oportunidad de ver un paisaje costero realmente impresionante. Una vez descendido el monte Jaizkibel, la localidad de Lezo hacía disfrutar con el paso por su estrecha y señorial calle Nagusia que desemboca en la plaza central del pueblo donde se encuentra la afamada basílica del Santo Cristo.

Una vez en Donostia - San Sebastián, un numerosísimo publico esperaba a los vehículos participantes en el rally en la Plaza de Guipúzcoa y alrededores, y sería en ese entorno donde concluía oficialmente la quinta edición del Rally del San Sebastián Circuit Spirit.

El domingo 2 de octubre, la Expo & Concours d’elegance y los Premios SSCS Sariak, pasaban a ser protagonistas.

El Salón de Plenos del Ayuntamiento de Donostia – San Sebastián sería el escenario para la entrega de los Premios SSCS Sariak a distintos rangos relacionados con la automoción. Así, por ejemplo, en Conservación Histórica el premio recayó en el museo Torre Loizaga, y el de club a A.C.E. (Automóvil Clásico de Euskadi). Con ellos otro cinco premiados más completaban el elenco de 2022.

Los jardines del Palacio Miramar, situado pegado y por encima de las playas de La Concha y Ondarreta, sirvieron para albergar la exposición de 48 vehículos. La Expo estuvo abierta oficialmente de 10:30 a 17:30 h. El buen tiempo reinante durante toda la jornada, hizo que la afluencia de público fuera muy numerosa.

Para esta primera edición, la organización estimó que más que un concurso de elegancia al uso, se tratara una exposición, y que fuera el público asistente y según sus preferencias quienes determinara el ganador y el cuadro de honor.

Por amplio margen de votos, fue elegido como mejor coche el MG A “Le Mans” presentado por Claire Lebreton. El cuadro de honor lo completaron: el Jaguar XK 140 (1955) de Amador Tolosa, el Buick Riviera (1973) de Mikel Arego, el Porsche 911T (1970) de José M Fernández, el Jaguar Type C “Le Mans” (1959) de Thierry Caraguel, el Talbot M67 Cabriolet Biplace (1928) de Xalba Zubizarreta, el Delahaye 135 Chapron (1949) de Rafael Pascual, y el Chevrolet Corvette C1 (1959) de José Luis Modrego.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

banner-miclasico.gif

Últimos comentarios