Domingo, 24 Noviembre 2019 18:46

Espectacular celebración del Centenario de Citroën en Bilbao

Valora este artículo
(3 votos)

El pasado 28 de septiembre, Bilbao fue el escenario elegido por la asociación Euskadiko Citroenaren Lagunak para conmemorar el Centenario de Citroën como fabricante de automóviles. 

Banner Mi Clasico Zalba Caldu Correduria Seguros Zaragoza v2.gif

Más de medio centenar de atractivos vehículos Citroën, con un mínimo de 30 años de antigüedad, se dieron cita en la capital vizcaína, que resultó ser el principal punto de referencia, concentración y exposición de una espectacular caravana de vehículos clásicos que recorrió parte de la geografía de Bizkaia.

Con una climatología excelente, los vehículos, venidos de diferentes puntos de España, se concentraron a primera hora junto al estadio de San Mamés, auténtico icono arquitectónico del nuevo Bilbao. El colectivo más numeroso resultó ser el de los Tiburones, superando la veintena en sus distintas versiones ID y DS. Los Tracción Delantera tuvieron igualmente una nutrida representación, destacando entre ellos un 11BL de 1935 y un 15 six de 1939. También de preguerra pudo verse un precioso modelo B12 del año 1924 con una muy cuidada restauración y en perfecto orden de marcha. No faltaron los bicilíndricos 2CV, Dyane 6 y Mehari, así como varios AX, CX, XM y hasta un simpático Mega.

Tras la acogida, los participantes comenzaron la jornada disfrutando de un desayuno en la cafetería del estadio, con magníficas vistas al interior del campo de futbol y, una vez finalizado éste, escoltados por la Policía Municipal, se inició una marcha en caravana por el centro de Bilbao. El recorrido discurrió por alguno de sus rincones y edificios más emblemáticos: La Plaza Elíptica, La Torre Iberdrola, El Museo Guggenheim y el Palacio Euskalduna entre otros.

Abandonado el municipio de Bilbao y circulando a lo largo de la carretera paralela a la ría, la caravana cruzó primeramente Erandio para llegar a Las Arenas, donde pasó junto al Puente Colgante de Portugalete, patrimonio de la Humanidad desde julio de 2006.  Seguidamente, se encaminó a su primer destino: el municipio de Barrika.  Una vez allí, los vehículos quedaron estacionados junto a la playa y los acantilados, en un marco de naturaleza incomparable, dando tiempo a los asistentes para disfrutar de las maravillosas vistas y de un aperitivo al aire libre en el establecimiento Golfo Norte.

Repuestas las fuerzas, la singular colección de vehículos continuó su recorrido discurriendo por las poblaciones costeras de Plentzia, Lemoiz, Armintza y Bakio, dejando a su izquierda el islote de San Juan de Gaztelugatxe, el conocido Rocadragón de juego de Tronos, y, tras cruzar Bermeo, inició la subida al Alto de Sollube.  Llegados al alto, los vehículos quedaron estacionados en el aparcamiento del Asador Cannon, donde se pudo disfrutar de un estupendo almuerzo junto a las espectaculares vistas de la costa Bermeana.

Una sorpresa a los postres de mano de pastelerías Bizkarra, con una artesanal tarta con el logo del Centenario de Citroën, y una alegre sobremesa amenizada por un Mariachi pusieron fin a la comida, dando paso al último tramo del recorrido. La comitiva se encaminó de nuevo hacia Bilbao, hacia el incomparable marco del Museo Guggenheim en cuya explanada quedaron expuestos los vehículos. Tanto la entrada en la ciudad como la concentración junto al Museo generaron una excelente acogida y expectación por parte de las numerosas personas que se encontraban por la zona y se acercaron a ver los vehículos.

El intervalo de tiempo hasta la cena permitió a los asistentes recorrer el Paseo de Uribitarte con la ría como fondo o tomar un refrigerio en uno de los típicos bares de los alrededores.

La clausura de la jornada tuvo lugar en el Restaurante Bistró del Museo Guggenheim, cuyo comedor y terraza exterior, por sus excelentes vistas a la ría y al Bilbao construido más recientemente, hicieron las delicias de los asistentes. A la finalización de la cena se entregaron trofeos a Javier Álava, conductor más veterano, a Ieltxu Beato, conductor más joven, al Citroën B12 de 1924 propiedad de Miguel Muñoz, como vehículo más antiguo, al Citroën DS cabriolet carrozado por Chapron, propiedad de Lluis Gil, como vehículo más singular y a José Antonio Muñoz, llegado desde Valencia con su Dyane 6, como participante con el vehículo más lejano.

Texto y Fotos:  Rosa Mª Fernández-Villa 

Artículos relacionados

Modificado por última vez en Lunes, 25 Noviembre 2019 09:01

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Banner Mi Clasico Zalba Caldu Correduria Seguros Zaragoza v2.gif