Viernes, 07 Diciembre 2018 12:29

Renault 4/4: Pequeño pero matón

Valora este artículo
(4 votos)

Una visión del modelo que no aporta demasiados datos técnicos, al tratarse de trabajos románticos y/o domésticos, si se prefiere, cuyo objetivo esencial es la vista del narrador, o del lector de su generación.

clasico-todo-riesgo.gif

El Renault 4 CV fue un auto de bajo precio producido entre 1947 y 1961. Aunque de origen francés, también se fabricó en Japón, Australia y, en el caso español, por FASA en Valladolid; presentándose este modelo de 4 puertas, motor trasero, tracción trasera, y peso en torno a los 600 kilos, en París en 1946. Lo de cuatrocuatro llegó a España desde el país vecino, al ser un coche de 4 puertas, a pesar de su tamaño (mucha puerta para tan reducida berlina), 4 plazas, 4 caballos fiscales franceses (que “al cambio” en España pasaron a ser 7, no 4); velocidad máxima 90 km/h, llantas de acero, dirección de cremallera, frenos hidráulicos de tambor, y 3 modelos, herradura, orejas y capilla (1959). La industria se estableció en Valladolid(*) como factoría en 1951 (publicado el 1 de septiembre de 2012 por tiempodeclasicos), adoptando la denominación de FASA, acrónimo de Fabricación de Automóviles, Sociedad Anónima. El primer ejemplar Renault 4 CV que salió de la cadena de montaje está expuesto en el Museo de la Ciencia, en la ciudad de Zorrilla. Sería presentado en noviembre de 1953 (en España se fabricó de 1953 a 1959), tratándose del primer coche de la época moderna que ayudó a la marca a salir de la época de postguerra mundial.

“A sólo 30 kilómetros hora, el 4/4 responde con brío en “directa” al pisotón del zapato derecho, algo que debían evitar los varones más fogosos en compañía de féminas, ya que el largo recorrido longitudinal de la palanca, en los pasos de 2ª a 3ª, hace irremediable el roce de la extremidad inferior izquierda de la pasajera” El primer ejemplar sería adquirido por María Victoria Agruña, matriculado en Madrid (M-107541), consiguiendo FASA los logros deseados. Este reducido vehículo también prestó servicio como taxi, así como en autoescuelas y deportivos. La placa de la matrícula trasera, un tanto desproporcionada, resultaría en un principio algo irregular al incluir la luz de la misma en el propio centro de la placa. Un familiar directo del narrador tuvo un modelo, puro francés, de color negro y rendimiento extraordinario, notándose las versiones del novedoso vehículo en cuestión de “bigotes” (3 ó 6), en su parrilla delantera, así como en los orificios de ventilación traseros. El vehículo aludido sería matriculado en Sevilla en 1953, con la placa SE-21420.

Modelos similares de la época serían el no muy agraciado Peugeot 203, el Citroën 2 CV, y el Seat 600, que llegaría 5 años después.

Le sucedió, por este orden, el Dauphine, Ondine, y Gordini, y sus derivados, que se tratarán oportunamente.

Francisco Glez. Del Piñal Jurado

(*) Sería una concesión, que comenzó con un capital social de 60 millones de pesetas, para poder montar el Renault 4 CV bajo licencia. Con no pocas trabas, pero mucho afán por triunfar, unos años después unos emprendedores españoles sacaron la primera unidad a la luz.

Artículos relacionados

Modificado por última vez en Jueves, 28 Marzo 2019 07:12

Galería de imágenes

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

clasico-todo-riesgo.gif