Martes, 29 Enero 2019 07:47

Citroën H: La furgoneta de Correos

Valora este artículo
(4 votos)

En 1947 aparece la primera unidad tipo “H”, de 1.200 kilos de carga, comenzándose a formar en 1948 hasta 1981.

clasico-todo-riesgo.gif

La industria francesa de automoción, con icono Citroën, concibió un vehículo furgoneta de caja cuadrada y alta, muy funcional. La estética no era precisamente muy atractiva, pero la realidad es que se fabricaron unas 500.000 unidades. Fueron diseñadas para ambulancias, vehículos de reparto, de policía, bomberos, venta ambulante, transporte de animales, grúas, coches taller y toda una cadena de multiusos.

De chapa ondulada y faros redondos recordaban, aunque sólo de alguna manera, a su “pariente” el 2 CV. En 1947 aparece la primera unidad tipo “H”, de 1.200 kilos de carga, comenzándose a formar en 1948 hasta 1981. De suspensión individual *tipo Citroën*, 1911 cc, 50 CV a 3.800 rpm, disponía de tracción delantera, 3 velocidades, peso en vacío 1.400 kilos, velocidad máxima 78 kilómetros hora, puertas correderas en la caja, y un gran portalón detrás, que abría para arriba. La otrora empresa andaluza de autobuses “Rafael Díaz Paz, S. A.” tuvo una, de las últimas que se fabricaron, que utilizó como taller. La chapa acanalada u ondulada también están en el recuerdo entre los españoles a través de Pegaso, que las usó en las cabinas de sus camiones más veteranos, y con menor frecuencia en alguna carrocería de sus autocares. Tuvo versiones llamativas como la destinada a transporte de ganados, u otra extralarga muy apropiada para oficinas ambulantes, naciendo en 1949 la “HZ”, más pequeña y manejable, aumentándose ligeramente la velocidad. Ocho años más tarde aparece la “HY”, llegando a cargar 1.500 kilos, siguiendo su carrera de perfeccionamiento tecnológico.

Pero su cara más popular en España se le debe a la Dirección General de Correos y Telecomunicación, gracias a la cual el vulgo la identificaba como “la furgoneta de Correos”. Su producción, ya en la factoría de Vigo, con motor Perkins, hizo posible su cara más popular, como se cita, a través de más de 400 unidades adaptadas a los servicios de Correos, que llevaban la matriculación oficial del PMM (Parque Móvil de los Ministerios Civiles). En 1955 el correo alemán utilizó una furgoneta eléctrica, “Graubchat”, muy similar en sus líneas a la Citroën. En 1966 se le incorporaron nuevos motores con culata de aluminio, nuevo carburador y retoques en su caja de cambios, con la desventaja de que su velocidad máxima se redujo ligeramente; recuperándose la potencia en 1968, y otros retoques en 1969, hasta su destitución en 1981, en que aparece el modelo “C 25”, concebido junto a dos marcas notables más.

Francisco Glez. Del Piñal Jurado

Artículos relacionados

Modificado por última vez en Martes, 29 Enero 2019 08:52

Galería de imágenes

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

clasico-todo-riesgo.gif