Lunes, 30 Septiembre 2019 08:25

Citroën 2 CV: Desde el TPV al Sáhara

Valora este artículo
(2 votos)

En el amplio campo de los hoy considerados vehículos históricos, en 1933 aparece el Citroën “Rosalie”, que tuvo una vida breve.

clasico-todo-riesgo.gif

Se dice que el “Rosalie” sería la transición ante la llegada exitosa del “Traction”, pendiente de narrar aquí.

Se ha hablado mucho de la arqueología del 2 CV, cuya aparición estaba próxima. En 1939 aparece un extraño vehículo, de aspecto no muy atractivo, el 2 CV A, un prototipo que precedió varios años al nacimiento del 2 CV. Las dos uves invertidas en su parrilla estuvo rodeada por un óvalo en los modelos anteriores a 1955. El A Z 425 sería el primer modelo fabricado en España. Los modelos AZU, AZL, AZAM, Sáhara, Charleston… son los más cotizados por los coleccionistas. Tuvieron varias versiones los modelos AZ, Cogolín, AZAM, CLUB, Charleston… o AK 350 en furgoneta. En esta lista también está incluido el modelo Sáhara, que saldrá a colación más adelante.

Los antecedentes del 2 CV

Podemos encontrarlos en el TPV “padre tuerto del 2 CV”, como lo define Paco Melero, quien continúa diciendo que “250 prototipos fueron fabricados y destruidos para evitar que cayeran en manos de los nazis”.

En su 70 aniversario este artículo contempla “la fascinante epopeya que supuso su nacimiento”, con un sólo faro. Progenitor del 2 CV, el TPV (Toute Petit Voiture), sería conocido como un vehículo ligero y sencillo, como “cuatro ruedas cubiertas por una sombrilla”. Termina Melero su artículo con una frase lapidaria que, generalmente como todas, sientan cátedra: “La historia da y quita razones, conservarla nos hace sabios, a eso nos dedicamos”.

El Citroën 2 CV ha sido un vehículo de bajo coste fabricado entre 1948 y 1990, endeblito (“dos caballos”, en realidad era un nombre, oficialmente en su cédula tuvo 3,9). De andar cabeceante, el primer modelo ostentaba una parrilla más grande y más bella, pero, a la vez, eran más desfavorecidas sendas ventanillas traseras en las furgonetas, de ridículo tamaño. Abanico de carrocerías sobre la base mecánica 2 CV serían el Acadiane, Amí, Dyane, Mehari…, llamando la atención en el 2 CV la versión “Sáhara” (1958-1971), de tracción a las 4 ruedas, dos motores, dos tanques de combustible independientes (uno delante y otro detrás), siendo concebido su uso para las colonias francesas del norte de África. Llevaba rueda de repuesto sobre el capó y rejillas de ventilación laterales (motor trasero), y este narrador ex-residente en el Sáhara, echaba de menos las petacas, no conociendo ninguno durante su residencia en el Sáhara Occidental. Alcanzaba una velocidad máxima de 65 km/h con un motor, y 105 km/h con ambos funcionando.

Algunas puntualizaciones

En junio de 2017, la factoría Citroën Hispania había fabricado ya 12 millones de coches, en una ciudad como Vigo, que vería detenida de alguna manera la emigración, tratándose de la ciudad, no capital de provincia, más poblada de España. El contrato entre Citroën Hispania y el Consorcio de la Zona Franca se firmaría el 28 de septiembre de 1957, actuando Pedro González Bueno como presidente de la empresa y el alcalde de la ciudad de Vigo, representando al Consorcio.

España despertó un enorme interés por conseguir, concretamente, la fabricación del Citroën 2 CV, a pesar de la temeridad reinante de poder entrar en relaciones de colisión con el naciente y emblemático SEAT 600. Felizmente no sería así.

En septiembre de 1961 se inauguró la fábrica pontevedresa de Vigo con la asistencia del Jefe del Estado, así como el presidente de Citroën. Con una plantilla de 500 personas se

fabricarían, con impresionante celeridad, 3.600 unidades. En 1963 serían ya 19.000 unidades, alcanzando la cifra de 40.000 vehículos sólo un lustro después. La marca Citroën, por entonces, llegaría a tener 10.000 trabajadores empleados en su plantilla, cuya producción ya atendía también a la exportación.

A la manera de ver y entender este narrador, y por otra parte, el Citroën 2 CV es un vehículo poco adecuado para su uso por la Guardia Civil, que llegó a utilizarlos en no pocas unidades; y más sorprendente aún era verlos prestando servicio en la Agrupación de Tráfico del instituto armado.

Finalmente, la película “Sor Citroën”, de Pedro Lazaga (1967), es una lección de humanidad repartida por la “monja” Gracita Morales, y un lucimiento popular del vehículo. En 1981, un 2 CV amarillo es conducido por el actor Roger Moore (“James Bond”) en el film For Your Eyes Only, entre otros filmes y libros.

Artículos relacionados

Modificado por última vez en Lunes, 30 Septiembre 2019 16:56

1 comentario

  • Alfonso Macias Suero Miércoles, 06 Noviembre 2019 01:36 publicado por Alfonso Macias Suero

    Reportar

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

clasico-todo-riesgo.gif