Viernes, 29 Marzo 2019 13:51

IX Retro Málaga, un salón más selecto

Valora este artículo
(5 votos)

La feria andaluza de clásicos destacó por exhibir vehículos de mayor calidad y valor, amparar la creación de la Federación Andaluza de Vehículos Antiguos y movilizar a clubes en stands y concentraciones, con Ferrari y Porsche de protagonistas.

clasico-todo-riesgo.gif

25-27 enero, Málaga

Un año más el Salón Retro Málaga abrió el calendario nacional de las principales ferias de vehículos clásicos, con la sexta edición del certamen andaluz, que nuevamente llenó el espacio disponible en el Palacio de Ferias y Congresos de la capital. El balance, con unos 22.000 visitantes registrados y en línea con los últimos años, da idea de una muestra consolidada, que ahora progresa con claridad como el único certamen importante de la zona sur.

La feria andaluza ha evolucionado en estos años y ha elevado la calidad y variedad de la exposición, como se reflejó con la presencia de algunos expositores de Marruecos, con coches de lujo de origen francés como un Facel-Vega (1963), de varios clásicos deportivos, como los A108 y A110 de Alpine o los Ferrari de Rosso Corsa (F40, 330 GTS, 550 Barchetta...) de buenas unidades norteamericanas, como algún Mustang cabrio, y de otras de colección.

Mención siempre destacable son los vehículos que aporta el Museo Automovilístico y de la Moda de Málaga, con un espectacular Jaguar XK 120 (1952), un FN Barco (1930), único en el mundo en exposición, o un Kaiser Darrin (1954).

Pero el certamen no se ha cerrado a los vehículos más populares, como demuestra la presencia de Seat 1430, con un stand especial por su 50 aniversario, de los Seat 600, el homenaje a Mini (60 años), también con un espacio dedicado, o una bonita colección de 2CV cabrio, entre iniciativas propias y otras de expositores, que dieron mucha vistosidad.

Los clubes animan el certamen

Y además se notó cada vez mayor interacción con clubes, grupos de propietarios y coleccionistas, con presencia en stands e incluso con la exhibición de algunos coches particulares, que no estaban en venta, o incluso algunos camiones Pegaso, que alegraron al público.

Y esta presencia de clubes tuvo su punto álgido en la constitución de Federación Andaluza de Vehículos Antiguos (FAVA), con presencia de presidentes de colectivos de toda la comunidad, que nació con el objetivo de articularse, establecer vías de colaboración y potenciar la afición al mundo de los vehículos clásicos en Andalucía.

Asimismo, se confirmó la tendencia de los últimos años de que cada vez más público procedía de otras provincias andaluzas y de otros puntos del entorno de la comunidad, como Ceuta, Castilla-La Mancha o Murcia, con lo que Retro Málaga afianza su posición como feria de referencia hacia estas zonas.

Entre esa mayor presencia de clubes este año llamaron nuevamente la atención las concentraciones, en especial las de Porsche, con más de 60 coches el sábado con el Weepora Club, a los que pusieron colofón los del Club Porsche Granada el domingo, y la docena de unidades que reunió el Ferrari Owners Club de Andalucía.

Además, clubes como Clasiket y el Club Nacional de 124, 1430 y 124 Sport montaron sus reuniones, aportando entre todos un gran ambiente y llenando todo el espacio disponible en el parking de clásicos.

La motocicleta clásica sigue fuerte

La feria malagueña cuenta además con unos destacados clubes de motos clásicas, que aportan contenidos específicos a los que son aficionados de este segmento. Este año se celebró un homenaje a OSSA por cumplir 70 años, con exposición de destacadas unidades en la historia de la firma catalana como la 160, la Yankee 500, la 175 GT o la 350 Desert, entre otras motos.

Además, el Vespa Club de Málaga organizó una muestra monográfica sobre Vespino, con presencia de unas 20 motos de diferentes series en la que se reflejó la evolución de dicho modelo, considerado un icono cultural de los años 70 en nuestro país.

Y fue relevante el stand dedicado a las motos superdeportivas de los años 80 y 90, que marcaron una época tanto por las prestaciones, como por las mecánicas y conceptos desarrollados. Este grupo estaba formado por unas 15 motos bastante exclusivas de dichos periodos, entre las que figuraban entre otras una Benelli SEI Racer, una Bimota SB6-R, una Honda RC 30, una RC 45 y una VFR 400, así como una Suzuki RG 500.

Además, estuvo presente una Egli-Vincent 1330, del restaurador francés Godet, un modelo Cafe Racer, que se puede considerar una de las piezas de referencia entre las motos clásicas de la feria.

El director de la muestra, José Enrique Elvira, valoró esta edición como positiva "pues se aprecia un progreso constante cada año", añadiendo que "lo importante es que el certamen evolucione, madure y se asiente aún más, para que los expositores y el público acudan y salgan satisfechos en cada edición".

Elvira además se mostró contento de que la nueva federación andaluza haya dado, en el seno de este Salón, su primer paso para constituirse, lo que evidencia el apoyo de la feria a los clubes y asociaciones de propietarios de vehículos clásicos, a los que invitó a participar en futuras ediciones.

Artículos relacionados

Modificado por última vez en Domingo, 31 Marzo 2019 09:32

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

clasico-todo-riesgo.gif