Jueves, 14 Diciembre 2017 08:01

Vehículos Militares en España: un Desfile de Procedencias

Valora este artículo
(3 votos)

· Los ejércitos españoles contaron con variedad de vehículos norteamericanos, en particular, después de la guerra civil y de la guerra mundial.

clasico-todo-riesgo.gif

*Hay dos clases de “materias reservadas”; las que no se pueden publicar, que sólo las saben algunos, y las que no sabe nadie y te las cuenta todo el mundo*. Esto lo dijo Antonio Mingote, y lo publicó durante el régimen anterior, pero nos vale hoy. También los vehículos militares históricos, a través de nuestros tres ejércitos, nos han sido mostrados buen número de ellos, con resultados satisfactorios rozando lo mítico. Cuando este narrador ve películas españolas antiguas, se fija en los vehículos con alguna preferencia, porque (aunque parezca lo que sigue un galimatías, que no lo es) se trata del vehículo propiamente dicho, y nunca mejor dicho -como queda dicho- quien traslada mentalmente, por unos instantes, al espectador a dónde quiere llegar, a dónde quiere que lo lleven, aunque sea en la imaginación. El vehículo, en general, tiene mucha historia que contar, historia profesional, historia colectiva, historia de esparcimiento…, y con carácter más íntimo, incluso, cabría preguntarle socarronamente al asiento trasero del Seat 600…

Los ejércitos españoles contaron con variedad de vehículos norteamericanos, en particular, después de la guerra civil y de la guerra mundial. Basta recordar, junto al mítico Jeep, al camión Ford V8, donde muchos funcionaron hasta bien entrados los años 60, del siglo XX. Otro camión que le dio el revolcón en popularidad, sería el Reo. Fabricado por Reo Motors Inc, esta factoría se fundó en 1910, tratándose de un vehículo del que se recepcionaron varios modelos y tamaños, con motivo de la ayuda americana tras la II Guerra Mundial. En total, los Estados Unidos entregarían a España unos 6000 vehículos de diferentes cilindradas y marcas.

Con respecto a los ligeros ingleses, cabe recordar a los que estuvieron en activo hasta bien entrados los años 70 del siglo XX. Se trata de unos bellísimos Land Rover, procedentes del Reino Unido, conservándose en el Ejército su color original, un verde vivo, precioso en su tonalidad, impecable, realmente bellos. Los había con cristales ahumados y, en la parte trasera, en el centro, llevaban una mesa para reuniones a bordo. Eran vehículos de mando, y habituales verlos en las puertas de las antiguas capitanías generales en días de reunión, conservándose en España, felizmente, su color original de enorme belleza. La marca británica, a través de la factoría española de Santana en Linares -Jaén-, estuvo presente durante muchísimos años en los ejércitos españoles y fuerzas policiales, a través de tres modelos fundamentales, el modelo 88 -Land Rover corto-, el modelo 109 -el largo-, y el largo 1300 denominado popularmente “la chata”, por su silueta. Los destinados en el Sáhara fueron adaptados, llevando delante y detrás un par de depósitos para líquidos (petacas) en cada sitio, entre otros detalles, perdiéndose los delanteros con motivo de la llegada de los nuevos vehículos -en 1971- en que traían los faros en la aleta, y no en el radiador, por lo que perdieron el espacio de las petacas. Estos vehículos, en su registro oficial de entonces, Ministerio del Ejército, rezaban con la cifra de su tamaño, seguidos de las palabras “modelo desierto”.

Como muestra de los vehículos españoles, con prestación en los ejércitos, destaca el empresario Eduardo Barreiros, fundador de la firma Barreiros Diesel, junto a Pegaso, tristemente desaparecidas ambas. La historia de Pegaso arranca donde finaliza la de Hispano Suiza, cuyos rasgos de la marca fueron la cruz frontal, el caballo volador, y la chapa acanalada. Esta marca era fabricada por Enasa (Empresa Nacional de Autocamiones, S. A. -hoy Iveco-, formando parte del grupo de empresas del INI -Instituto Nacional de Industria-), donde procede efectuar una breve parada en el modelo Comet, vehículo de media cilindrada, de aspecto algo frágil, y que dieron en la Península Ibérica, en general, y en el Sáhara, en particular, unos resultados excelentes, a pesar de no ser todo terreno. Sus últimas matriculaciones en el Ejército de Tierra alcanzarían la cifra ET 49xxx. Con la llegada de la matrícula ET 50xxx el panorama vehicular cambiaría, en especial en terrenos saharianos tan abruptos, con el Pegaso 3045, pendiente de narrar, y sucesores. Poco tiempo estarían estos avanzados vehículos en el Sáhara, debido a los malos tiempos que se avecinaban en el territorio (la ventaja de los malos tiempos es que ahuyentan a las amistades falsas), pero esto ya es otra historia…

Francisco Glez. del Piñal Jurado

De la Real Asociación de Amigos de los Museos Militares de España

Artículos relacionados

Modificado por última vez en Jueves, 14 Diciembre 2017 10:13

2 comentarios

  • Josep Maria Galindo Domingo, 31 Diciembre 2017 19:11 publicado por Josep Maria Galindo

    Interesante documento gráfico e histórico, dicho esto y viendo las fotografías parecen estar expuestos en algún museo o dependencia del ministerio de defensa, es posible visitarlos y donde ?
    Saludos

    Reportar
  • Juan Morejón Viernes, 29 Diciembre 2017 22:35 publicado por Juan Morejón

    Muy interesante el tema de los vehículos tácticos que sirvieron en los ejércitos españoles, pero lamentablemente es el gran olvidado de muchas publicaciones (no obstante la revista DEFENSA si analizó el tema).
    Le ánimo a seguir y profundizar en este campo tan importante e ignorado de un materializan fundamental para cualquier ejército.
    Un saludo

    Reportar

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

clasico-todo-riesgo.gif