Imprimir esta página
Lunes, 24 Julio 2017 18:00

Homenaje a un Carrocero-chapista “de los de toda la vida”, MARIANO FERNÁNDEZ RETAMAR

Valora este artículo
(7 votos)

Nuestro protagonista nació en Julio de 1933 en La Estrella de La Jara, un pequeño pueblo cercano a Talavera de la Reina (Toledo). Comenzó su vida laboral con catorce años como aprendiz de chapista en un taller llamado La Golondrina, con muy buenos profesionales de los cuales aprendió mucho sobre la profesión de carrocero-chapista. Durante sus tres primeras semanas no percibió ningún salario y pasado el periodo de prueba comenzó a cobrar catorce pesetas a la semana.

clasico-todo-riesgo.gif

Posteriormente prestó sus servicios en Talleres El Tonelero, que regentaba Don Teobaldo Díaz, natural de Carmena (Toledo), taller donde aprendió la mayoría de sus conocimientos del oficio de carrocero. Con veintidós años, fue llamado a filas y tuvo que desplazarse por obligación al cuartel del General Zarco del Valle en la localidad madrileña de El Pardo, donde tan solo estuvo cuatro meses, y por excedente de cupo le enviaron de nuevo a casa.

Con un buen bagaje como carrocero-chapista a sus espaldas, en 1956 decide montar su propio negocio (junto su cuñado Valeriano Palancarejo) y abren sus puertas “Talleres Cometa” -Construcciones Metálicas Talavera-, primero en el céntrico Paseo de la Estación de Talavera y posteriormente en la Calle Parrillas, en uno de los polígonos más antiguos de la ciudad de Talavera.

Durante los años que tuvo su taller, no tuvo problemas para realizar ningún tipo de trabajo que le solicitaran, ya fueran jaulas ganaderas con ascensores hidráulicos, porta-coches, coches para ferias y cualquier tipo de trabajo sobre camiones, basculantes, autocares, furgones de paquetería e incluso trenes turísticos de chapa hechos a mano (nada de fibra de vidrio como los hacen ahora). Uno de estos trenes turísticos (bastante importante) se encuentra en la ciudad de Ávila (Murallito), otros fueron fabricados para parques temáticos, Zoos, etc… muchos de ellos, encargados por Grupo Sonrisa. Mariano ha sido una persona muy trabajadora y echada “palante”; nunca le ha dado miedo nada y desde muy joven tuvo que trabajar duro para sacar adelante una familia con una mujer y ocho hijos (uno de ellos ha seguido sus pasos y trabaja como Chapista- Carrocero en Talavera de la Reina).

Llegó la edad de jubilarse y lógicamente, una persona que ha sido tan activa no podía quedarse en casa o ir a jugar a la petanca con sus amigos, así que prosiguió su actividad de carrocero como ocio. En 1996 adquiere un viejo Renault 6 y decide “inventarse” un coche clásico descapotable inspirado en un modelo Renault del año 1905; así que martillo en mano y con varias planchas de chapa en el taller, en menos de dos años transformó un simple Renault 6 color verde en ésta joya que levanta pasiones y admiración allá donde va.

A los pocos años, su inquieta cabeza comienza de nuevo a dar vueltas a otro proyecto y decide ir un poco más allá… en ésta ocasión en lugar de un descapotable decide inventar un coche con techo rígido y comienza la andadura de un nuevo proyecto “Made in Retamar”. En ésta ocasión se inspira en un modelo de los años treinta eligiendo como base mecánica un bastidor de un Suzuki Samurái al cual decide llamarle Ángeles en honor a su esposa.

Mariano no tuvo ningún problema con los vehículos hasta que llegó el momento de homologarlos para que pudieran circular por las carreteras españolas y aquí empezó el calvario del papeleo y burocracia (que en España ya sabemos todos como funciona…).

Este tema fue lo único que le trajo de cabeza a Don Mariano, puesto que ninguna estación de ITV (Inspección Técnica de Vehículos) quiso hacerse cargo y responsabilizarse de la homologación de los vehículos (Mariano desconoce si el motivo fue pereza, desconocimiento o no querer complicarse la vida...), pero el caso es que para homologar el Renault se tuvo que desplazar hasta la estación de ITV de Guarromán (Jaén) y para el Suzuki a la estación de ITV de Getafe (Madrid) –aún existiendo en la misma Talavera de la Reina cuatro estaciones de ITV diferentes-.

"Para un aficionado a los coches clásicos como yo, es para mí todo un orgullo poder presumir de ser sobrino de Mariano. Persona de la que se puede aprender mucho sobre la vida, el esfuerzo de las cosas y sobre todo, la verdadera historia sobre este oficio en el que ya pocos quedan". Agradecimientos a Mariano y su hijo José Luis por abrirnos las puertas de su casa y mostrarnos estas joyas inéditas.

Texto y fotos: Alberto Erre

www.baltasar77.com

Artículos relacionados


    ...
Modificado por última vez en Lunes, 31 Julio 2017 18:02

Galería de imágenes

1 comentario