Reportar comentario

El Renault 4 no sustituyó de ninguna manera al Renault 3; simplemente se trataba de la variante superior de éste, del que únicamente se diferenciaba por la mayor cilindrada de su motor. La gama presentada en 1961 constaba de los Renault 3 y 4, y del Renault 4 L, una versión lujosa del segundo, fácilmente distingible de los otros dos por su tercera luna de custodia en los laterales.