Reportar comentario

Mi padre tuvo uno exactamente igual igual que ese, pero rojo. Aprendí a conducir en él, con sus tres marchas y los frenos de zapata. Recuerdo también que el arranque se podía hacer de forma eléctrica o girando una manivela que se insertaba a través del paragolpes delantero. Qué cosas.

Enhorabuena, te ha quedado perfecto.

Fernando (Sevilla).