A finales de los 90, principios del 2000, mi amigo Antonio y yo, de común acuerdo, decidimos sacrificar ambos Seat 600 E para hacer una transformación personalizada y convertir estos seíllas en auténticos y únicos bólidos que, dicho sea, despiertan una cierta y curiosa admiración.

banner-miclasico.gif

Últimos comentarios