Reportar comentario

"El más grande que haiga", la versión que siempre he conocido, era la forma de dirigirse a los concesionarios de algunos nuevos ricos.
De ahí que haiga sea, un coche grande, generalmente americano.