El impuesto sobre las emisiones de dióxido de carbono de los vehículos de tracción mecánica, que afecta a 2,3 millones de vehículos, es un tributo propio de la Generalitat de Catalunya, cuyo objeto es grabar las emisiones de dióxido de carbono que producen estos vehículos y que inciden en el incremento de las emisiones de gases con efecto de invernadero.

El trabajo y esfuerzo de clubs y federación catalana ha conseguido que los vehículos de más de 30 años estarán bonificados del nuevo impuesto sobre el CO2.

Banner_2021_Mi_Clasico_Zalba_Caldu_Correduria_Seguros_Zaragoza_v2.gif

Últimos comentarios